Novedades

Juegos literarios para pasar el rato…

20 febrero, 2019
Si has estado en algún lugar en el que hay mal tiempo o si simplemente no te apetece salir de casa, los juegos literarios pueden ser una solución perfecta para pasar las horas y para entretenerse, con una cierta sensación de que no se está perdiendo el tiempo porque se está haciendo literatura. A los surrealistas les encantaban los juegos. En Invitación al tiempo explosivo, el manual de juegos que Julián Lacalle y Julio Monteverde acaban de publicar los juegos de los surrealistas. Hemos seleccionado cuatro ejemplos para pasar una tarde de juegos literarios (y surrealistas) con los que te vas a entretener mucho. Los dibujos comunicados Son necesarios varios jugadores. Uno hace un dibujo sin que nadie lo vea. Luego lo muestra al jugador a su izquierda, que tendrá que reproducirlo tras verlo y sin compartirlo. Ese jugador también lo mostrará al de su izquierda y se repetirá el ciclo hasta que se llegue al del principio. Se comparan el del principio y el del final. – El azar en campo abierto (Puede durar más que la tarde…) Se escoge una localidad al azar en un mapa. Una vez allí, hay que deambular por ella y solo se pueden hacer paradas para dormir y comer (los surrealistas franceses descubrieron Blois así en 1924). – Cadáver exquisito Uno de los más célebres juegos de los surrealistas: cada jugador escribe una frase y el resultado de todas las frases que se van escribiendo de forma continuada es una historia. Los surrealistas ponían como norma que no se pudiese ver lo escrito anteriormente (ni siquiera la última frase, como se juega ahora en ocasiones). – Escribe un poema dadaísta Se necesita un periódico y unas tijeras. Se escoge un artículo del periódico, se recortan las palabras que lo forman, se mezclan (como si fueras a sacar el nombre de un ganador como una mano misteriosa) y luego se van sacando palabras. Las palabras se irán posicionando con el orden con el que salieron de la bolsa. El resultado será un poema dadaísta. ¿A qué vas a jugar hoy? Por Raquel C. Pico | Vía libropatas.com

¿Por qué enamorarte de alguien que ame leer?

12 febrero, 2019
Enamórate de alguien que ame leer, ellos tienen varias características que las distinguen en el mundo del amor y las relaciones, son introvertidos y eso los hace capaces de permanecer contigo, escucharte y sobre todo, ponerte atención. Las personas que aman el arte, incluyendo libros, son más sensibles a los matices del amor… Estudios publicados por el psicólogo Raymond Sea de la Universidad de York en Canadá, y Keith Oakley, un profesor de psicología cognitiva en la Universidad de Toronto, revelaron que las personas que disfrutan de la lectura son más compasivos y tener más empatía para con sus parejas. Bajo el término “teoría de la mente”, los investigadores describen la empatía como la capacidad de respetar otras opiniones, creencias e intereses de la gente. Esta cualidad también les hace mejores amantes. Otro estudio realizado en 2006 encontró que las personas que disfrutan de la lectura de ficción también muestran mejores habilidades sociales. Independientemente de qué tipo de lectura le guste, aquí 5 puntos por los que debes enamorarte de un lector asiduo: 1. Están más en contacto con sus propias emociones, así como las emociones de su pareja. – 2. Son de mente abierta y están dispuestos a aprender cosas nuevas. – 3. Son sensibles a las necesidades de sus parejas. – 4. Son grandes oyentes y comunicadores. – 5. Son grandes narradores. ¿Necesitas más razones? Vía queleerlibros.com

14 Libros para el 14 de Febrero…

8 febrero, 2019
Llega el 14 de febrero, un día especial para celebrar junto a la persona que más amas. San Valentín es la fecha ideal para regalar a tu pareja una cena romántica, flores, peluches, chocolates y por qué no, un libro. Aquí te recomendamos 14 títulos para que sorprendas en el día de los enamorados. El amante japonés de Isabel Allende Isabel Allende vuelve a encantar a millones de lectores en todo el mundo con su novela El amante japonés. Una historia de amor a través del tiempo, ambientada en la ciudad de San Francisco, en el fragor de la II Guerra Mundial: Alma Velasco e Ichimei, dos almas destinadas a estar juntas una y otra vez a través del tiempo. – Contigo en la distancia de Carla Guelfenbein Ganadora del Premio Alfaguara de Novela 2015, Contigo en la distancia es la historia de Vera Sigall y Horacio Infante, octogenarios unidos por un amor de juventud; pero también es la historia de dos jóvenes, Emilia y Daniel, cuyas vidas se entrecruzarán una y otra vez en la búsqueda de la verdad. – Del amor y todo eso de Fernando Villegas Fernando Villegas recorre la historia universal y nos ilumina acerca de cómo ha cambiado el amor durante los siglos y a conocer a los personajes, tanto ficticios como reales, más “románticos” de todos los tiempos: Helena de Troya, Cleopatra, el Quijote o Casanova. – Te esperaré de J. Lynn Cameron Mitchell es un metro noventa de irresistible atractivo y unos imponentes ojos azules. Avery es una chica que lucha por construir un frágil futuro en la universidad y que no tiene el amor entre sus planes. Pero ¿qué hacer cuando la atracción entre ambos se vuelve insostenible? Ella descubrirá que hay cosas por las que vale la pena luchar. – Grey de E.L. James E.L. James nos ofrece una nueva perspectiva de la historia de amor que ya ha seducido a millones de lectores en todo el mundo, contada ahora en primera persona por Christian Grey. Christian necesita tenerlo todo bajo control. Su mundo es puro orden y disciplina aunque, en el fondo, está vacío… hasta el día en que Anastasia Steele aterriza de bruces en su despacho, hecha una maraña de largo pelo castaño y esbeltas piernas. – Yo antes de tí de Jojo Moyes Yo antes de ti reúne a dos personas que no podrían tener menos en común en una novela conmovedoramente romántica con una pregunta: ¿Qué decidirías cuando hacer feliz a la persona a la que amas significa también destrozarte el corazón? – Por el sendero de las lágrimas de Gloria V. Casañas Desde el Río de la Plata, a través del valle de Shenandoah en Virginia, y rumbo a las Montañas Humeantes de Carolina del Norte, dos seres destinados a vivir en la soledad del espíritu tomarán decisiones que los arrojarán al abismo de la tentación y, tal vez, de la salvación. – No te ama de Camila Gutiérrez Las relaciones amorosas que surgen de improviso

Protagonistas de libros con el mismo trabajo que tú…

5 febrero, 2019
Leer libros cuyos protagonistas trabajen en lo mismo que tú no siempre es buena idea. Cuando se ambienta en un tiempo o lugar lejano no ocurre nada malo, pero en caso contrario, es probable que detectes todas las incongruencias, especialmente en esas profesiones que tienen una imagen que no se corresponde con la realidad, como nos ocurre a todos los periodistas que nos llevamos las manos a la cabeza al leer según qué cosas y nos preguntamos: ¿pero ese autor ha estado alguna vez en una redacción de verdad? (La respuesta, probablemente, es que no). Aquí te dejamos una lista de las profesiones y sus protagonistas… Abogado ‘El socio’, John Grisham – Actor ‘Al desnudo’, Chuck Palahniuk – Administrativo ‘Bartleby, el escribiente’ , Herman Melville – Arquitecto ‘El manantial’ , Ayn Rand – Bibliotecario ‘Una biblioteca de verano’, Mary Ann Clark Bremer – Biólogo ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’, Julio Verne – Bombero ‘Fahrenheit 451’, Ray Bradbury – Camarero ‘Romanticidio’, Carolina Cutolo – Carpintero ‘En la orilla’, Rafael Chirbes – Cocinero ‘El festín de Babette’, Isak Dinesen – Conductor ‘Taxi’, Khaled Al Khamissi – Deportista ‘Correr’, Jean Echenoz – Detective ‘El sueño eterno’, Raymond Chandler – Enfermero ‘El paciente inglés’, Michael Ondaatje – Empresario ‘Los Buddenbrook’, Thomas Mann – Escritor ‘Elisabeth Costello’, J. M. Coetzee – Estudiante ‘La trama nupcial’, Jeffrey Eugenides – Granjero ‘Lejos del mundanal ruido’, Thomas Hardy – Informador turístico ‘El guía’ R. K. Narayan – Informático ‘Ampliación del campo de baralla’, Michel Houellebecq – Ingeniero ‘Fuentes del paraíso’, Arthur C. Clarke – Jardinero ‘El jardinero del rey’, Frédéric Richaud – Médico ‘Ensayo sobre la ceguera’, Jose Saramago – Militar ‘El desierto de los tártaros’, Dino Buzzati – Músico ‘La pianista’, Elfride Jelinek – Peluquero ‘El primer caso del peluquero’, Christian Schünemann – Periodista ‘Sostiene Pereira’, Antonio Tabucchi – Pintor ‘La chica danesa’, David Ebershoff – Policía ‘La cabeza de un hombre’, George Simenon – Profesor ‘Villette’, Charlotte Brontë ¿Qué protagonista tiene tu mismo empleo? Vía queleerlibros.com

Para leer mejor: Amazon Rapids…

1 febrero, 2019
Una combinación perfecta entre lo digital y lo educativo más un toque de entretenimiento. Para que tus niños disfruten historias llenas de imaginación, ha llegado Amazon Rapids para leer mejor. Muchos piensan que leer en papel ya no es tan atractivo sobre todo para las nuevas generaciones. La llegada de las historias interactivas ha desplazado a las impresas. Esta es una de las razones por la que ha sido creado Amazon Rapids. El formato está dirigido a quienes consumen el entretenimiento de forma rápida e interactiva. La generación digital ha crecido con un dispositivo en la mano. Amazon Rapids es una aplicación para fomentar la lectura digital entre los más jóvenes de la casa de manera amena y divertida. Aplicación sencilla En solo dos años de existencia en el mercado, Amazon Rapids ha logrado importantes conquistas en la lectura digital infantil. Leer a través de esta plataforma se realiza a modo de chats. Las historias que contiene esta aplicación de cuentos digitales se muestran como si fueran mensajes de texto para darle al joven lector un entorno familiar para que se sienta cómodo leyendo. El público infantil podrá usar en smartphones y tablets este software con un diseño muy atractivo para incentivar la lectura. Amazon Rapids hace que los lectores se introduzcan en la historia como personajes protagonistas y los niños se convierten en creadores de hipertextos. Atractivo contenido Amazon Rapids tiene más de cien historias cortas originales dirigidas para niños entre 5 y 12 años. Además cuenta con un glosario para que los niños vean las definiciones y las pronunciaciones de cada palabra. Cada personaje tiene su propia caracterización de voz. – Los padres podrán ver cuántas historias y palabras han leído sus hijos y también el género que más les gusta (fantasía, aventura, animales, cuentos de hadas, computadoras y tecnología) Descarga la app en forma gratuita por Apple App Store, Google Play, o Amazon Appstore. En la actualidad, el mercado cuenta con más de mil aplicaciones diferentes para dispositivos Android. Sin duda, la lectura digital infantil tiene un futuro prometedor. ¡Corre a descargarla!   Por Patricia Chung | Vía queleerlibros.com

Descubre si practicas el ‘Tsundoku’

29 enero, 2019
¿Eres de las personas que cuando miras tu biblioteca, tienes la certeza de que existen muchos libros que aún no has leído? Si la respuesta es afirmativa, seguramente practicas el Tsundoku: el placer de acumular libros. El origen de la palabra Tsundoku se remonta al inicio del Japón moderno, la era Meiji (1868-1912) y es un juego de palabras. Tsundoku, que literalmente significa ‘pila de lectura’, se escribe en japonés como 積ん読. Tsunde oku significa dejar que algo se apile, y se escribe 積んでおく. Quienes aman los libros probablemente se identifiquen con este término. SI tuvieras que colocar uno sobre otro, los libros que no has leído, ¿Qué altura alcanzaría esa pila de libros? ¿De cuántos metros sería? En español No existe un vocablo en español 100% igual al de Tsundoku, sin embargo, este concepto es muy cercano a “bibliomanía”, aunque sin la parte del trastorno acumulativo y más cercano a “bibliofilia” o amor por los libros. André Maurois dijo una vez que “un lector apasionado debe tener una biblioteca limitada, y releer cada año los mismos libros”. Tal vez hacía una especie de crítica a los bibliófilos apasionados cuyas bibliotecas tienen dimensiones inimaginables y en las cuales se pueden encontrar auténticas joyas literarias y piezas de culto. Un bibliófilo es esa persona que siente pasión por los libros y, especialmente, por los raros y curiosos. Además, con frecuencia, son coleccionistas de obras literarias, ya sea por erudición académica o por la satisfacción de poseer libros caros, antiguos y raros; primeras ediciones; libros con encuadernaciones fuera de lo común; obras de procedencia reconocida y copias autografiadas. ¿Podría tener un bibliófilo el hábito del Tsundoku? Claro que sí. Muy bien lo decía el escritor argentino Jorge Luis Borges: “Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros”. ¿Acaso es un toc? La tendencia a adquirir y acumular libros de forma compulsiva e incontrolada no se considera una enfermedad mental pero puede ser entendida como un síntoma relacionado con el trastorno por acumulación y con el Trastorno Obsesivo-Compulsivo. Será un TOC siempre y cuando produzca problemas que dañan la calidad de vida de la persona, ya sea por grave falta de espacio en casa, la aparición constante de nuevas deudas, falta de vida social, problemas con la higiene por exceso de polvo, etc. Este concepto de Tsundoku: el placer de acumular libros, también implica una especie de vanidad, de lograr la admiración de otras personas. El hecho de tener grandes paredes llenas de estanterías con libros puede llegar a producir admiración tanto por ser una apuesta fiable como forma de decoración como por exteriorizar las curiosidades e intereses literarios e intelectuales de quien los posee. Además, hacer ostentación de libros muy caros o raros, como por ejemplo ediciones únicas, ejemplares defectuosos o incunables podría ser visto como una diferenciación clasista, con el fin de legitimar un cierto grado

Actores que no solo leen sus libretos…

17 enero, 2019
A muchos los conocemos por sus películas y a otros por sus series televisivas. Son actores que conquistan el mundo y como buenos profesionales que son, deben aprender muchos guiones y documentarse con interesantes lecturas. En Qué Leer te contamos cuáles actores hollywoodenses no solo leen libretos sino que también son aficionados a un buen libro. Son actores que aman leer. Morgan Freeman Es un gran lector. Entre sus libros favoritos se encuentran, Grandes esperanzas de Charles Dickens, Azabache de Anna Sewell, ¡Absalom! ¡Absalom! de William Faulkner, Moby Dick de Herman Melville y Rita Hayworth y La redención de Shawshank de Stephen King. – Nathan Fillion Interpreta a Richard Castle y su mayor preocupación es fomentar la lectura en los niños. En 2007 creó Kids Need to Read, con el propósito de estimular la imaginación de los niños y conseguir libros para las bibliotecas con fondos escasos. La idea surge por su experiencia en la infancia. Sus padres le transmitieron el valor de la lectura y el crecimiento personal. Los libros son para él, una aventura maravillosa que lo transporta a hermosos mundos. – Johnny Depp El camaleónico actor lleva ya unos años como editor, gracias a un acuerdo firmado en 2012 con la editorial Harper Collins para crear el sello Infinutum Nihil (del mismo nombre que su productora), con la finalidad de publicar obras que respondieran a sus gustos e inquietudes. Además de su faceta como editor, el actor es un ávido coleccionista de varias ediciones de un mismo libro y es aficionado a la literatura de T.S. Elliot, Rimbaud, Baudelaire, el galés Dylan Thomas y el maestro del terror Edgar Allan Poe. Muestra también predilección por la generación Beat y en especial por Jack Kerouac. – Emma Watson Es una lectora infatigable (además de graduada universitaria en Literatura Inglesa por la Universidad de Brown). La Hermione Granger de Harry Potter recomienda leer Just Kids, la novela autobiográfica de Patti Smith, a quien Emma dice admirar por cómo escribe, cómo piensa y cómo vive. – Kate Winslet La actriz de Titanic ha hablado en varias ocasiones de su pasión por Thérèse Raquin, la cuarta novela de Émile Zola y la primera puramente naturalista. Se trata de un ensayo sobre la culpa, el remordimiento, la pasión, el carácter y la falta de él. – Julianne Moore Esta actriz recientemente recomendó Fear of Flying, una de las piedras angulares del autodescubrimiento y la liberación de la mujer. Reconoce que se convirtió en su novela favorita después de leerla a escondidas de su madre, sin tener ni idea de su cruda trama y su lenguaje. – Michael Caine Hay un libro que encanta al actor británico, se llama El manantial, la revolucionaria novela de Ayn Rand. Su devoción es tan grande que le puso a su primera hija el nombre de Dominique por la heroína de la obra. Caine es un gran lector, mitigaba su dura infancia encontrando refugio en la biblioteca de su barrio londinense. – Angelina Jolie La actriz se

La fórmula infalible para encontrar un libro sin saber el título…

10 enero, 2019
Esta fotografía lleva años circulando tanto en Facebook como en Twitter ‒desconozco su origen‒. El secreto de su viralidad consiste en darle forma, con muchísimo humor, a lo que se suele calificar como una de las peores pesadillas de los libreros. Normalmente con libros de cubierta azul, y a veces con rojo, muchas son las librerías que han recurrido a este ingenioso reclamo publicitario, una de las situaciones más delirantes a las que tienen que enfrentarse diariamente los libreros. El problema es que los libros, sobre todo los de ficción, se catalogan por autor y por título, y no por tema o línea argumental, así que cuando se desconocen los primeros datos y solo se tienen los segundos ‒y no siempre de forma muy clara‒ es muy difícil saber de qué libro se trata. No se habla mucho de ello, pero a menudo los bibliotecarios también tienen que vérselas con ese peliagudo momento en que llega un lector que no recuerda el título del libro que quiere y que espera que lo descubras con uno o dos detalles difusos. Para ayudar a esos lectores, Gwen Glazer, bibliotecaria en la Biblioteca Pública de Nueva York, publicó el año pasado una brevísima guía en la que daba unos pocos consejos para que cualquiera pudiera encontrar un libro cuando no se acuerda de su título. Glazer recomienda empezar anotando todo lo que se recuerde sobre el libro: trama, nombres de personajes, género, fecha de publicación, etc. Todos estos detalles son importantes pistas para identificar el autor y el título del libro. A continuación hay que usar Internet. La primera herramienta a la que habría que recurrir, evidentemente, es Google. Lo más básico sería poner en la barra de búsqueda de Google todo lo que se recuerde sobre el libro e ir comprobando los resultados uno por uno. También se pueden buscar datos más concretos, siempre entrecomillados. En su guía Glazer también hace referencia a otra guía publicada por la Internet Public Library centrada en la literatura infantil aunque extrapolable a toda la literatura en general. Aparte de todos los datos anteriormente mencionados, es muy útil saber si hay libros similares al que se está buscando. Hay que recordar que Internet está llena de herramientas que permiten buscar libros por libros similares, por gustos o por detalles más concretos, como TasteKid, What Should I Read Next, The Fussy Librarian, Whichbook o The Book Seer. Todas ellas son páginas centradas sobre todo en libros en inglés, aunque también es posible encontrar literatura en castellano. Para libros en español existen servicios como Quelibroleo, el buscador emocional de Roca Libros o Tú qué lees ‒donde puedes encontrar a tu alma gemela lectora, que quizá te ayude a encontrar ese libro que buscas‒. Hay que tener en cuenta que muchas de estas herramientas son en realidad recomendadores de libros, como el de El Tempo de las mil puertas, no instrumentos específicos para encontrar libros cuyos títulos no recuerdas. Si lo que se recuerda es solo la cubierta del
Load more