Un abuelo narra a su nieta su versión del cuento “Caperucita Roja”. La niña, que conoce la historia original, corrige a su abuelo en repetidas ocasiones pues algunas escenas son absurdas. La ilustración apoya y nutre la historia pues el rostro de la niña va transfigurándose por el desquicio que le causa la narración equívoca.

was shared 0 times
00

Leave a Reply

Your email address will not be published.